Idiomas

Unos pocos miles de años antes del presente

Quienes habitaron la Patagonia antes de la llegada de los europeos.

 

Unos pocos miles de años antes del presente, algunos cazadores de las estepas siberianas  protagonizaron una de las aventuras más notables en la historia de la humanidad: viendo que la baja en el nivel de los océanos ocurrida por la acumulación de grandes masas glaciales en los casquetes polares, creaba un ancho y corto  paso en la región de Bering,  siguiendo a los grandes animales que  cruzaban por él, penetraron en distintas oleadas y en distintas épocas, según el paso estuviera practicable o no, a un inmenso y deshabitado continente, poblándolo y colonizándolo con increíble rapidez.

Así, sabemos que en 14000 AP el paso estaba libre de aguas y hielos, al igual que 11000 AP y que entre 18000 y 20000 AP estaba cerrado así como en 13000 AP. Poco a poco pero ininterrumpidamente, el hombre siberiano fue poblando la América del Norte y se diseminó hacia el sur, cruzando América Central en épocas en que las condiciones climáticas eran más frescas y secas que las actuales, junto a una baja en el nivel del mar hacia el 14000 AP para salvar el tapón del  Darién, permitiendo su entrada en Sudamérica en fechas también muy antiguas.

La existencia de una migración muy temprana desde Asia, es cada vez más factible. Por dónde penetró, si por las costas o por las sabanas orientales, o si utilizó la región andina o la costa pacífica, aún está por definirse y la arqueología finalmente lo establecerá en el futuro, al igual que la importancia que tuvieron en este proceso las supuestas migraciones transoceánicas, pacíficas o atlánticas que dejaron huellas hasta hoy difíciles de interpretar por lo escasas y esporádicas. Como sea, el hombre llegó a Patagonia en momentos tan tempranos como el 12600 AP al centro de la meseta santacruceña, cohabitando con fauna pleistocénica hoy extinta e  irradiándose hacia toda la región.

El estado actual de nuestros conocimientos nos permite definir  -simplificando al máximo la numerosa información disponible-  la existencia de 3 etapas en el poblamiento de la Patagonia, desde el inicio de la colonización humana hasta el contacto del hombre originario con los europeos en el siglo XVI[1]:

 

Etapa Temprana o Inicial: se extendió entre los 13000 AP y los 7000 AP.

Responde al más temprano poblamiento de la región, efectuado por pequeños grupos de cazadores-recolectores que usaron principalmente las cuevas y los refugios rocosos como habitación, por lo que su nomadismo era limitado. Esta época de transición entre el final del Pleistoceno y el Holoceno (época actual) con coexistencia del hombre con la fauna extinta y  la actual, debió implicar una gran adaptación a la región recientemente colonizada. Fue la época en que el hombre aplicó los    recursos tecnológicos con los que llegó a un ambiente muy especial que estaba cambiando y los caracterizó para el área de una manera especial. Tenían un instrumental de piedra que se inició con grandes lascas y raederas únicas para el trabajo en cuero como los hallados en el nivel inferior de Los Toldos con fechados de 12600 AP.  En Piedra Museo, antiguo sitio descubierto por F. Ameghino, los restos humanos hallados fueron fechados en  11560 AP. Estos grupos eran coetáneos con la fauna extinta del caballo americano, el mylodon, el guanaco, el puma y un jaguar gigante.

 

img1 En el extremo sur, la Cueva de Fell, en la Magallanía, contiene un estrato V fechado en 11000 AP caracterizado por puntas de proyectil “cola de pescado”, discos pulidos, raspadores y cuchillos así también como instrumental de hueso. En “fogones de cubeta” fueron hallados restos de mylodon, caballo americano y lobo extinto.

Otros sitios, como Cerro  Tres T, y El Ceibo ,  conforman la serie de sitios de este temprano poblamiento humano al que hay que sumar los hallazgos en

 

img2

conchales al borde del Canal de Beagle, en Tierra del Fuego.

Un fechado de 9300 AP en la Cueva de las Manos, Santa Cruz, completa el panorama del poblamiento de ese sector, con la vinculación en ese sitio de las notables pinturas rupestres con sus ocupantes: desde 9300 AP se vinculan con las escenas naturalistas con guanacos, figuras humanas y armas arrojadizas; para el 7000 AP abundan los negativos de manos y guanacos,  aislados o agrupados. También hay animales adultos con cría y hembras de guanaco preñadas.

 

 

 

img4

En el norte de Patagonia, los sitios ubicados en la cuenca del río Limay, como Cuyin Manzano (9920 AP), Epullán Grande y  la cueva Traful, con fechados de 10000  y 9000 AP, contienen instrumental lítico asociado a fauna de guanaco, roedores,  cánidos y edentados. También recolectaban vegetales y efectuaban pinturas en las cuevas, a juzgar por los panes de ocre y pigmentos hallados.

Finalmente, en el alero El Trébol, en San Carlos de Bariloche, (10.600 AP)  se hallaron  fogones, lascas, punzones de hueso, pendientes de molusco marino, un diente de mylodon y restos de zorro y espinas de pescado y valvas de moluscos del Pacífico.  El Trébol, ubicado en ambiente lacustre y boscoso, es un sitio que enlaza con el temprano poblamiento de toda la Patagonia. Si bien falta mucho aún para definir con exactitud esta etapa del mismo, sin duda están sentadas las bases como para considerar cierta la ocupación humana en la región en tiempos muy antiguos

[1] Para este esquema seguimos los lineamientos de Boschin, T., 2001,  y  Bandieri, S., 2009